Tiger Road - El gran Beat 'em up infravalorado para Arcade

Tiger Road para Arcade

Muchos de los que tienen a Playstation como el comienzo de las consolas, no pueden imaginar cuantos juegos realizaron compañías ahora clásicas en sus primeros años mozos dentro del mercado. En otras ocasiones también suele ocurrir que te venga el típico matado diciéndote algo como "Capcom empezó en Final Fight" a lo que respondes…"¿tás tonto?", seguidamente le muestras algunas maravillas y se muere el hombre. Siguiendo la serie made in Paco (desde Dragon Ninja…) retomo sus recreativos como centro para mi inspiración, esta vez con una recreativa muy conocida de nombre Tiger Road.

Aunque casi me decanto por Bionic Commando al final he debido rendir homenaje al chino de los saltos kilométricos que se pasaba la vida eliminando monjes malvados para rescatar a unos pobres niños. El juego no estuvo desarrollado en su totalidad por Capcom sino por una desconocida casa llamada Romstar durante el año ´87 siendo después conversionado a ordenadores personales como Amstrad cpc.

La historia nos sitúa en el papel de Lee Wong, un joven aprendiz marcial que intenta dominar los poderes del tigre estudiando en un templo de su aldea. Todo marcha perfectamente hasta que un día nuestro carismático malo del juego rapta a unos niños del templo llevándoselos a su castillo. En las manos de Wong estará el futuro de esos jovencitos niños a los que deberemos rescatar atravesando un variado número de pantallas. Debemos reconocer que en sus primeros tiempos Capcom no tenía demasiada imaginación con los guiones, casi todos eran igual, aunque bien mirado… todavía siguen en la misma línea.

Pero no importa, dejando a un lado las aventuras del chino Lee mejor será que nos centremos en el sistema de juego y todo lo que eso significó para uno de los más brillantes plataformas distribuidos por Capcom.

Tabla de contenidos
  1. Jugabilidad
  2. Gameplay
  3. Gráficos
  4. Música & Sonido
  5. Conclusión

Jugabilidad

Estamos ante un tradicional plataformas donde deberemos avanzar por la pantalla hasta encontrar una salida, haciendo compañía a las habituales zonas en las que caminar hacia delante también tendremos algunas de ir volando hasta arriba. A mi parecer Tiger Road fue uno de los juegos made in Capcom más difíciles de su época, la primera fase podías pasarla (el jefe tenía tela) pero las siguientes…muy complicado. Justo poco después de comenzar el juego nos poníamos a los mandos de Wong, un personaje con los controles básicos (saltar, andar, disparar) que en ocasiones podía volar gracias a cierta mantita de su maestro.

En el primer escenario nuestro amigo estaría armado con un bonito hacha pero más tarde podríamos cambiarlo encontrando cofres por otros utensilios como una maza o una lanza. Como a cualquier otro plataformas que se precie en este adictivo juego no faltan los items, desde algunos que nos proporcionarán puntos hasta unas botellitas de colores que aumentarán (o disminuirán) la vida del personaje. Si bien el objetivo principal de Tiger Road es conseguir avanzar lo suficiente para salir de la pantalla en muchas ocasiones deberemos utilizar escaleras, subniveles o trampas si queremos seguir nuestro camino. }

Respecto a los enemigos decir que daban bastante miedo, tenemos por un lado a los pringadillos que mueren de un golpe, después unos gigantes estilo Hulk Hogan más duros y finalmente los jefes de fase. Posiblemente si pudiera recuperar todo el dinero que gaste continuando al juego debido a la dificultad de los jefes ahora estaría montado en un bonito barco junto a dos chicas monas abanicándome.

Quizá lo más divertido del producto fuera la rapidez con la que se movían todos los elementos del juego, nunca paraban de salir enemigos y siempre te perseguían hasta que los mataras o consiguieran quitarte una vida. Así fue como tras largas horas dándole vicio a la máquina los colegas fuimos sacando distintas estrategias para los enemigos, a este le esperas aquí, al otro lo arrinconas y cosas parecidas.

Está bien que otros juegos como Ghost´n Ghost tuvieron también una mecánica parecida pero con Tiger Road se rozo la maravilla tanto en jugabilidad como en el conjunto general formado por distintos factores. ¿Quién se puede resistir a ponerse un ratito con el juego en la placa? (que cuesta dos duros) nadie, y más si la trucamos para poder seleccionar nivel, aunque eso sí, lo de acabarse el juego…, eso es otro cantar.

Gameplay

Gráficos

Siguiendo la línea de otros clásicos Capcom las aventuras del chinito Wong nos ofrecen unos escenarios detallados al máximo presentando paisajes orientales llenos de curiosidades para cualquier aficionado. Las cuatro grandes áreas donde se desarrolla el juego corresponden a decorados distribuidos entre cavernas llenas de serpientes, casas encantadas, templos o un bosque repleto de chinos enfadados.

Hablando ahora de nuestro héroe le encontramos bastante a la moda de hace años, animaciones simples sin apenas realismo, un salto hypergrande y como no, una calva característica de cualquier monje. El resto de personajes ya sean enemigos o similares siguen rutinas de movimiento típicas en las que se mueven-atacan, saltan-atacan, perfectas para controlarlos después del segundo enfrentamiento.

Música & Sonido

¿Qué sería de Tiger Road sin su música y los efectos de sonido? absolutamente nada, un segundo después de comenzar ya comenzamos a escuchar ese sium sium cuando golpeamos y a continuación los ruiditos que aparecen al matar un soldadito. En un segundo plano nos encontramos la banda sonora, canciones en una línea oriental que caerán bajo la sombra de los impresionantes efectos recogidos durante todo el juego.

Conclusión

Toda una pena que Capcom parezca no tener los derechos de Tiger Road, ¿dónde se encontrarán ahora? sería todo un puntazo ver al chinito con su calva en uno de los próximos Capcom vs Marvel o similares. Por ahora seguiremos conformándonos a través de estos simpáticos artículos, y recordad, si aun pensáis que Capcom comenzó en Final Fight intentar echarle una partida a este Tiger Road o cualquiera de sus antiguos juegos. En otra ocasión volveré para hablaros de mi añorado Bionic Commando, ese soldadito que se iba colgando por el escenario mientras los jefes se quedaban atónitos mirando.

¿Que te ha parecido este Juego?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este juego.

Te puede gustar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir